Home»Nuestros empleados»Edificio Optimista

Edificio Optimista

 

Al iniciar la implantación de la dirección por misiones, la dirección de la compañía decidió que era imprescindible realizar una serie de seminarios liderados por expertos en Organizaciones Optimistas, Neurociencia y Management. De forma espontanea, durante uno de estos talleres prácticos los integrantes de la organización plantearon la necesidad de trabajar en un lugar que les recordase sus valores, la misión de la empresa y todas aquellas cosas que les unían a la compañía y les hacían sentir emociones positivas al trabajar. Lo cierto es que, como sabemos, el ambiente físico donde se realiza el trabajo impacta directamente en los factores psicosociales de los colaboradores, por ello, se planteó la necesidad de dar un nuevo enfoque a las oficinas de Vygon España.

 

Fruto de estas sinergias se llegó a la conclusión que desde el primer momento este proyecto debía estar enfocado hacia la co\creación artista\colaboradores. De este modo se aseguraba de que cada obra de arte estaría dotada de sentido, expresaría la realidad de la misión de Vygon como comunidad; y, sobre todo, tendría la rúbrica de todos y cada uno de los integrantes de la plantilla como co\autores.

 

Haciendo un breve repaso por algunos de los lugares clave del edificio podemos destacar las siguientes obras co-creadas con el artista Fernando Jimenez:

 

Los Arboles de los valores, estos son unas obras de arte donde cada empleado trasladó lo que significaba para él o ella cada valor del grupo Vygon.

 

La nube de nubes, en esta obra, expuesta en la sala Relax del edificio, se pretendía generar un clima agradable y de relajación, por ello, cada empleado expresó en él lo que pensaba cuando tiene la cabeza en las nubes.

 

Justo a la entrada del edificio podemos encontrar La galaxia Vygon, un mural de grandes dimensiones donde se encuadra entre los cuatro stakeholders una galaxia de estrellas. Cada una de esas estrellas que forman el universo Vygon es firmada por las personas que forman cada uno de los grupos de interés.

 

Otro de los puntos de gran relevancia para los miembros de la compañía es La orla Vygon, esta obra de pequeños cuadros circulares en forma de cookie se hallan impresas algunas de las imágenes o fotos favoritas de cada uno de los colaboradores.

 

A lado de estas obras encontramos pintados a lo largo del edificio otros muchos árboles. Que estas obras, los árboles, constituyan el hilo conductor de todo el edificio no es casualidad, sino que responde a dos motivos: El primero de ellos es el modelo de negocio de Vygon donde las ventas son un trabajo laxo en el tiempo donde el fruto se ve meses incluso años después. Y, en segundo lugar, responde a las características de la cultura de la compañía. Unas raíces fuertes y positivas que han permitido acometer los cambios de gestión que planteamos en este trabajo.

 

En el año 2015, después de dos años acumulando frases en el chat de Vygon se pidió a los colaboradores votar algunas de las frases que más les habían impactado. De entre ellas se eligieron algunas que pasaron a formar parte de la obra artística del edificio.